Recomendaciones nutricionales en osteoporosis


Vamos a dar una serie de recomendaciones nutricionales que debe tener en cuenta en su alimentación y de esta manera evitar, controlar y/o disminuir la progresión de las molestias osteoarticulares:

Siga las recomendaciones de una dieta equilibrada para evitar que se produzcan deficiencias nutricionales, especialmente durante los primeros años de vida, períodos de crecimiento acelerado (adolescencia), situaciones fisiológicas como embarazo, lactancia y menopausia para asegurar un aporte adecuado de calcio alimentario.

Tome como mínimo dos raciones de lácteos al día. Si sobrepasa esta cantidad, o dependiendo de las características personales, se deberán tomar lácteos desnatados que aportan similar cantidad de calcio. En este sentido, conociendo la cantidad de calcio que aportan diversos productos lácteos podemos sustituir unos por otros respetando la cantidad. Por ejemplo, un vaso de leche se puede sustituir por dos yogures, 2 petit suisse, 2 quesitos o 40 gramos queso curado.

Incluya alimentos fuente de vitamina D para favorecer la fijación del calcio a los huesos. Esa vitamina es soluble en grasa y por tanto se encuentra en la grasa de ciertos alimentos: leche entera, mantequilla y nata, hígado de pescados. Nunca elimine la grasa de la dieta y prefiera la grasa vegetal (aceite de soja, girasol) esta puede ayudar a absorber el calcio.

Evite el consumo excesivo de alcohol, ya que altos niveles de este, tiene efectos nocivos directos sobre las células formadoras de huesos y sobre las hormonas que regulan el metabolismo del calcio. Asimismo, el consumo crónico y elevado de alcohol se asocia con una menor ingesta de alimentos (además de una ingesta reducida de calcio, vitamina D y proteínas) y un estado nutricional generalmente pobre, que a su vez, tendrá efectos adversos sobre la salud del esqueleto. El abuso de alcohol también aumenta el riesgo de caídas, incrementando la posibilidad de fracturas.

Evite tener un peso corporal bajo. Este se encuentra asociado con un menor desarrollo de la masa ósea máxima en jóvenes, y elevada pérdida ósea y riesgo de fracturas por fragilidad en las personas mayores.

La intolerancia a la lactosa resulta ser un factor de riesgo importante para el desarrollo de osteoporosis, debido a que las personas que la padecen, tienden a excluir los productos lácteos de su dieta, llevando esto a una ingesta reducida de calcio y vitamina D. En caso de intolerancia, consuma lácteos deslactosados. Los yogures con probióticos también son fácilmente digeridos.

Evite que otras bebidas con bajo aporte de nutrientes (refrescos carbonatados) desplacen los lácteos de su dieta.

Limite el consumo de sal en exceso. Un elevado consumo de sodio produce una mayor pérdida renal de calcio.

Garantice una ingesta adecuada de calcio, que se ajuste a las recomendaciones relevantes de la dieta, propias del país o la región, en todas las etapas de la vida. Lácteos, tofu con calcio, algunos vegetales verdes (por ejemplo; brócoli, col rizada,etc), nueces y pescado pequeño enlatado, con espinas blandas (por ejemplo, sardinas), todos proporcionan las fuentes más accesibles de calcio en la alimentación.

Garantice una ingesta proteica adecuada. Una alimentación con escasas proteínas es un factor de riesgo importante de fractura de cadera y, también, puede contribuir a una mala recuperación en pacientes que han sufrido fracturas.

Evite estar por debajo del peso normal (IMC < 18.5 kg/m2), que es un factor de riesgo significativo para osteoporosis. En caso de someterse a una dieta para bajar de peso, se deberá garantizar la ingesta adecuada de calcio y vitamina D, y evitar las dietas de moda, en las que se restringen o eliminan drásticamente grupos completos de alimentos.

Incluya muchas frutas y vegetales en la dieta es beneficioso tanto para la salud ósea, como para la salud en general.

Además de una dieta nutritiva, otras prácticas complementarias del estilo de vida, como hacer ejercicio periódicamente y evitar el cigarrillo, ayudan a mantener la densidad ósea. Evitar el consumo excesivo de alcohol. Mantener un suministro adecuado de vitamina D, mediante suficiente exposición al sol, dieta o suplementos.

Consideraciones especiales en los ancianos

Los ancianos presentan un riesgo elevado de insuficiencia de calcio y vitamina D. También hay varias alteraciones en las funciones del cuerpo, que pueden contribuir a la pérdida de calcio de los huesos y, en consecuencia, a un riesgo elevado de osteoporosis.

La vejez está asociada con:

Disminución en la ingesta de calcio proveniente de los alimentos, que suele deberse a una menor ingesta general de energía a través de los alimentos (por ejemplo, menor apetito, enfermedades intercurrentes, factores sociales y económicos).

Menor absorción de calcio en el intestino (exacerbado, si el nivel de vitamina D es bajo).

Menor capacidad de las células intestinales para adaptarse a una menor ingesta de calcio y aumentar su capacidad de absorción.

Menor exposición a la luz solar (por ejemplo, los ancianos que están recluidos en sus hogares o en institutos geriátricos, o tienen movilidad reducida), y, por lo tanto, niveles más bajos de vitamina D.

Menor capacidad de la piel para sintetizar la vitamina D.

Menor eficacia con la que los riñones pueden retener el calcio, lo cual conduce a mayor pérdida de calcio en la orina. Menor capacidad de los riñones para convertir la vitamina D en la forma más activa.

Clínica de Nutrición Biodieta

Hay que invertir en nuestros huesos, sino cuando lleguemos al momento de la resorcion osea ya sera demasiado tarde.

Hay que invertir en nuestros huesos, sino cuando lleguemos al momento de la resorcion osea ya sera demasiado tarde.

 

Compártelo:Share on Facebook5Share on Google+0Share on LinkedIn0Tweet about this on Twitter

Acerca de Clínica de Nutrición Biodieta

Somos una Clínica de Nutrición y Dietetica llevada de la mano de profesionales sanitarios con amplios conocimientos en la materia. Pretendemos conseguir un estado nutricional optimo que suponga el aporte de energía y nutrientes a cada individuo, en función de sus necesidades. Nuestro metodo se basa en tres pilares fundamentales: Alimentación Equilibrada-Motivación- Ejercicio. El ejercicio físico lo realizamos de forma personalizada dentro de nuestras instalaciones deportivas. Ponte en contacto con nosotros y un Nutricionista examinara tu caso y te dirá que tratamiento personalizado te conviene realizar.