La falta de luz azul emitida por el sol podría explicar el incremento de peso en los meses de invierno


Investigadores de la Universidad de Alberta, Canadá, han demostrado que las células de grasa que se encuentran justo debajo de la piel se contraen cuando se exponen a la luz azul emitida por el sol, un hallazgo que podría explicar por qué muchas personas aumentan de peso en invierno.

En su estudio, publicado en Scientific Reports, los autores explican que cuando la onda de la luz azul del sol penetra en la piel y alcanza las células grasas que están justo debajo, los lípidos reducen su tamaño y acaban soltándose de la célula. En otras palabras, señala Peter Light, autor del hallazgo, es como si las células “dejaran de almacenar tanta grasa”.

Por ello, según este experto, la insuficiente exposición a la luz solar que tienen quienes viven en zonas más al norte gran parte del año podría promover un almacenamiento de grasa y, por tanto, un aumento de peso en esos periodos.

Pese a su hallazgo, Light admite que se trata tan solo de una observación inicial y no se debe promover la exposición solar como una forma segura de perder peso. “Por ejemplo, todavía no sabemos la intensidad ni el tiempo de exposición necesario para que se active esta vía”, ha apuntado.

Lo que sí tiene claro este experto es que puede abrir la vía a desarrollar nuevos tratamientos farmacológicos o basados en la luz para tratar la obesidad u otros trastornos asociados, como la diabetes. Precisamente su hallazgo se produjo mientras investigaban la bioingeniería de las células grasas para producir insulina en respuesta a la luz, para ayudar a los pacientes con diabetes tipo 1.

“Fue fortuito”, dijo Light, agregando que su nombre es una coincidencia irónica ya que la luz no era su principal campo de investigación. “Notamos la reacción de las células de los tejidos humanos en nuestros experimentos de control negativo, y como no había nada en la literatura, sabíamos que era importante investigar más a fondo”.

La vía molecular descubierta ya fue identificada por primera vez cuando es activada por el ojo a medida que se expone a las longitudes de onda azules en la luz solar. “Por eso se supone que no debes mirar dispositivos digitales antes de ir a la cama porque emiten la misma luz azul que el sol, que nos indica que debemos despertar”, explicó. Y ahora creen que esa exposición a la luz solar que dirige los patrones de sueño y vigilia también puede actuar de manera sensorial, estableciendo la cantidad de grasa que los humanos queman dependiendo de la temporada.

Un proceso que, según Light, también podría tratarse de un proceso evolutivo respaldado por el hecho de que, a diferencia de muchos otros mamíferos, la grasa humana se extiende por todo el cuerpo justo debajo de la piel.

Fuente: Scientific Reports (2017); doi:10.1038/s41598-017-16689-4

 

Un estudio de la Universidad de Alberta, en Canadá, muestra que cuando la onda de la luz azul del sol penetra en la piel y alcanza las células grasas que están justo debajo, los lípidos reducen su tamaño y acaban desprendiéndose de la célula.

Compártelo:Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Tweet about this on Twitter

Acerca de Clínica de Nutrición Biodieta

Somos una Clínica de Nutrición y Dietetica llevada de la mano de profesionales sanitarios con amplios conocimientos en la materia. Pretendemos conseguir un estado nutricional optimo que suponga el aporte de energía y nutrientes a cada individuo, en función de sus necesidades. Nuestro metodo se basa en tres pilares fundamentales: Alimentación Equilibrada-Motivación- Ejercicio. El ejercicio físico lo realizamos de forma personalizada dentro de nuestras instalaciones deportivas. Ponte en contacto con nosotros y un Nutricionista examinara tu caso y te dirá que tratamiento personalizado te conviene realizar.