El consumo de alimentos ricos en grasas poliinsaturadas reduciria la mortalidad por trastornos cardiacos


Comer grasas saludables podría ser más determinante a la hora de rebajar las muertes por enfermedades del corazón que reducir el consumo de grasas saturadas, según subraya una investigación que se publica en Journal of the American Heart Association.

“A nivel mundial, las políticas se centran en la reducción del consumo de grasas saturadas. Sin embargo, habría un impacto mucho mayor en las muertes por enfermedades del corazón si la prioridad fuera el incremento del consumo de grasas poliinsaturadas como sustituto de grasas saturadas y carbohidratos refinados”, señala el autor principal del estudio, Dariush Mozaffarian, decano de la Escuela de Friedman de Nutrición y Ciencia Política, de la Universidad de Tufts, en Boston, Estados Unidos.

Para estimar el número de muertes anuales relacionadas con diversos patrones de consumo de grasas, los científicos utilizaron información de la dieta y la disponibilidad de alimentos de 186 países, así como información correspondiente a estudios longitudinales previos para determinar cómo la ingesta de grasas específicas influye en el riesgo de enfermedades del corazón.

Con datos de 2010, se estima que en el mundo se producen 711.800 muertes por enfermedades del corazón provocadas por comer muy pocas grasas saludables poliinsaturadas omega-6, como aceites vegetales saludables, en sustitución de las grasas saturadas y los carbohidratos refinados. Eso representa el 10,3% del total de las muertes globales por enfermedades del corazón.

En comparación, sólo alrededor de un tercio –250.900 muertes por enfermedades del corazón– resultan de un exceso de consumo de grasas saturadas en lugar de aceites vegetales más saludables, lo que supone el 3,6% de los fallecimientos globales por enfermedades del corazón.

Las grasas saturadas se encuentran en carnes, quesos y productos lácteos grasos, así como aceites de palma y de coco. Los investigadores sugieren que la diferencia se debe a los beneficios adicionales del aumento de grasas poliinsaturadas omega-6 como reemplazo de los hidratos de carbono.

Además, 537.200 muertes, que representan el 7,7% de las muertes globales por patologías cardiacas, se producen como resultado de un exceso de consumo de grasas trans, como las presentes en productos procesados, horneados y fritos, así como las grasas para cocinar usadas en ciertos países.

Comparando entre 1990 y 2010, los autores encontraron que la proporción de muertes por enfermedades del corazón debido a la insuficiencia de grasas poliinsaturadas de ácidos grasos omega-6 disminuyó un 9% y por las altas grasas saturadas disminuyó un 21%. En contraste, las muertes por el alto consumo de grasas trans crecieron un 4%.

“La gente piensa de las grasas trans son solamente un problema de países ricos debido a los productos envasados y la comida rápida. Pero, en los países de medianos y bajos ingresos como India y en Oriente Medio, existe un amplio uso de las grasas para cocinar barato, parcialmente hidrogenadas en el hogar y por los vendedores ambulantes”, advierte Mozaffarian.

“Debido a las fuertes políticas, las muertes relacionadas con la grasa trans están bajando en los países occidentales (aunque aún son importantes en Estados Unidos y Canadá), pero en muchos países de bajos y medianos ingresos, las muertes relacionados grasas trans parecen estar subiendo, haciendo de éste un problema global”, añade.

“Debemos ser cautos en la interpretación de los resultados sobre la grasa saturada de las naciones tropicales que consumen una gran cantidad de aceite de palma. Nuestro modelo asume que las grasas saturadas de aceite de palma tienen el mismo riesgo de enfermedades cardiacas que las grasas animales. Muchos de los efectos de colesterol en sangre son similares, pero los estudios a largo plazo no han mirado específicamente el riesgo de enfermedad cardiaca de los aceites tropicales”, plantea Mozaffarian.

Estos hallazgos deberían ser de gran interés tanto para los responsables públicos como políticos de todo el mundo, adyudando a los países a establecer sus prioridades de nutrición para combatir la epidemia mundial de enfermedades del corazón.

FUENTE: Journal of the American Heart Associations (2016); doi: 10.1161/JAHA.115.002891

Con datos de 2010, se estima que en el mundo se producen 711.800 muertes debido a la pobre ingesta de grasas saludables poliinsaturadas omega-6.

Con datos de 2010, se estima que en el mundo se producen 711.800 muertes debido a la pobre ingesta de grasas saludables poliinsaturadas omega-6.

Compártelo:Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Tweet about this on Twitter

Acerca de Clínica de Nutrición Biodieta

Somos una Clínica de Nutrición y Dietetica llevada de la mano de profesionales sanitarios con amplios conocimientos en la materia.
Pretendemos conseguir un estado nutricional optimo que suponga el aporte de energía y nutrientes a cada individuo, en función de sus necesidades.
Nuestro metodo se basa en tres pilares fundamentales: Alimentación Equilibrada-Motivación- Ejercicio.
El ejercicio físico lo realizamos de forma personalizada dentro de nuestras instalaciones deportivas.
Ponte en contacto con nosotros y un Nutricionista examinara tu caso y te dirá que tratamiento personalizado te conviene realizar.