Eficacia de las dietas de ayuno discontinuo


Elegir qué dieta seguir puede ser algo desconcertante y frustrante. Prácticamente a diario aparecen nuevos estudios científicos al respecto y las dietas de moda vienen y se van.

En los últimos años se han disparado las ventas de batidos con un alto contenido de proteínas, pero la evidencia científica sugiere que la mayoría de las personas consumen demasiadas proteínas. Hubo un tiempo en que las dietas bajas en grasa estaban a la orden del día, pero ahora parecen haber perdido seguidores.

“La gente se confunde”, explica Lawrence Piro, médico y presidente del Instituto de Investigación y Clínica de The Angeles, en Los Ángeles.

Piro es consciente de que las personas reciben mensajes contradictorios sobre lo que hay que comer. “Come pescado, pero no carnes rojas”, comenta cuando repasa la lista de algunos de los consejos médicos que ha escuchado en los últimos años. “Pero entonces, no comas los peces de criaderos porque pueden tener un contenido alto de minerales tóxicos. Así que mejor no comas ningún tipo de pescado y cámbiate a los vegetales, sé vegetariano…”

Recientemente ha aumentado la popularidad de los ayunos discontinuis. La dieta 5:2, que incluye reducir considerablemente la ingesta calórica algunos días de la semana, es un ejemplo.

No obstante, se necesitan más datos médicos para confirmar los beneficios de estas dietas. Por lo general, los médicos suelen mostrarse reacios a ellas.

Una investigación en ratones mostró que el ayuno de plazos cortos antes de la quimioterapia puede prevenir algunos efectos secundarios.

Curioso por la investigación científica que se dedica a la elaboración de una nueva dieta, decidí ofrecerme como voluntario para una prueba clínica de cinco meses en la Universidad del Sur de California (USC, por sus siglas en inglés).

Como conejillo de indias humano, el periodista Peter Bowes se inscribio en una prueba de dieta estricta y se sometio a una batería de exámenes para evaluar los efectos en su cuerpo.

Ello significó sobrevivir, durante cinco días consecutivos, con una pequeña variedad de comidas que tenían tan sólo unas 500 calorías diarias, que representan cerca de un cuarto del consumo promedio de una persona.

No había cabida para hacer trampa, para desertar ni para darse un gusto. Era la oportunidad para formar parte de un estudio que podría ayudar a los científicos a descubrir la compleja relación entre la comida y el cuerpo humano.

El ensayo clínico, que todavía está en marcha, está diseñado para investigar viabilidad, seguridad, posibles beneficios y cambios psicológicos asociados a una dieta restringida en calorías. Está basada en experimentos previos, en varias instituciones, que han demostrado que los ratones viven sanos y por más tiempo si la ingesta de comida se reduce un 30%.

La investigación con roedores en el Instituto de la Longevidad de la USC ha mostrado que el ayuno de plazos cortos antes de la quimioterapia puede prevenir algunos de los efectos secundarios tóxicos del tratamiento.

Cada vez hay una opinión más fuerte de que el ayuno tiene un efecto potente y beneficioso en los organismos, que posiblemente se puede extender a humanos.

Pero todavía es poco probable que un doctor someta a un paciente a una dieta restringida debido a los potenciales riesgos de deficiencias nutricionales. Además, las dietas de ayuno son difíciles de seguir, al menos para la mayoría de nosotros.

Esta es la razón por la cual la actual dieta de la USC no implica un ayuno completo, sino que está diseñada para que sea repetida en ráfagas cortas durante varios meses.

“No creo que haya suficientes estudios apoyados por datos que demuestren que los ciclos en dietas de bajas calorías tienen un efecto beneficioso, así que esto es lo que estamos tratando de lograr”, explica el doctor Min Wei, jefe de investigación del estudio.

2.500 calorías en cinco días

Cuando la universidad hizo un llamado para tener voluntarios, hubo una respuesta entusiasta del público.

“Los californianos son especialmente conscientes de la dieta, el ejercicio y la salud”, explica Wei. “Especialmente en un ambiente donde la obesidad es un gran problema, así como la diabetes y el cáncer”.

Debido a que el ayuno puede ser peligroso, busqué el consejo de mi médico de cabecera, quien me confirmó que para mí era “médicamente seguro” participar.

La comida, durante el período de la dieta restringida, fue diseñada para ser altamente nutritiva. Consistió en sopas de hojas, kale (col rizado) frito, una barra de frutos secos, té de hierbas y bebida energética. El número total de calorías, en cinco días, fue de unas 2.500: un poco más que el promedio de consumo de una persona en un día.

No estaba permitido comer otra cosa. Para el resto del mes podíamos llevar una dieta normal.

Este régimen fue repetido tres veces, seguido por un período de control, que era cuando podíamos comer cualquier cosa.

Tanto durante las pruebas como en los períodos de control se hicieron análisis de sangre, se midió el peso y la composición (densidad ósea y grasa corporal) y se realizaron resonancias magnéticas durante sesiones de una hora para tener un registro de la actividad cerebral y determinar si la dieta estaba teniendo un impacto en las habilidades cognitivas.

La dieta tuvo consecuencias inesperadas para todos los participantes. En algunos casos hubo hambre extrema y en otros una aversión por la cantidad limitada de comida. Del lado positivo, los voluntarios  dijeron haber experimentado una elevada sensación de bienestar mental.

¿Como aguantar los ayunos discontinuos?

La dieta se ha probado en ratones y ahora también en seres humanos. Los ayunos intermitentes consisten en hacer cada mes cinco días de una dieta extremadamente baja en calorías.

Son días duros, pero, en compensación, en los restantes 25 días del mes se hace una dieta normal, aunque no excesiva.

En los días de bajas calorías se consumen pequeñas cantidades de alimentos para minimizar los efectos negativos de un ayuno total.

La dieta ha sido diseñada por científicos para proporcionar un mínimo esencial de vitaminas y minerales e incluye sopas de vegetales, barritas y bebidas energéticas, meriendas a base de col risada frita, té de manzanilla, además de agua y café negro.

La cantidad de calorías de la dieta es muy baja: el primer día son alrededor de 1.000 y después son 500 por los próximos cuatro días.

La dieta es monótona, pero al menos la limitada selección hace que la planificación de las comidas sea relativamente simple.

“La razón por la que las dietas no funcionan es que por lo general son muy complicadas y hay un problema de interpretación”, señala el doctor Valter Longo, director del Instituto de Longevidad de la Universidad del sur de California.

Para él, los ayunos discontinuis funcionan precisamente porque “no hay espacio para la interpretación”. “O haces la dieta o no, y si lo haces, verás los resultados”. Valter Longo, director del Instituto de Longevidad de la Universidad del sur de California.

Los alimentos recomendados en esta dieta son el resultado de años de investigación.

Su estudio en ratones demostró que cuando se les restringía las calorías, éstos tenían una vida más larga y con menos riesgo de desarrollar cáncer.

La idea era diseñar un régimen que llevara a cambios positivos en las células, tal como sucedió con los ratones.

“Resultó que lo ideal era una dieta baja en proteínas, carbohidratos y azúcares, pero alta en nutrientes”, explicó Longo.

“Queríamos que fuera todo natural, no queríamos que incluyera productos químicos ni nada asociado con enfermedades. Cada componente tenía que ser sometido a pruebas, como se hace con los fármacos”, señaló.

Las señales preliminares indican que la dieta es segura y que la puede hacer la mayoría de las personas con un estado clínico saludable, siempre que tengan la capacidad de resistir los períodos de ayuno.

Sin embargo, los efectos completos sólo se pueden medir en el tiempo.

Conclusion (Biodieta)

Desde nuestro punto de vista ninguna dieta con una reducción calorica tan severa esta justificada, no solo por los problemas clínicos que podría conllevar sino se vigila con un equipo medico al paciente en cuestión, sino por que la perdida ponderal de peso que lleva implícita no sera real, recuperando el peso con rapidez y originando una debilidad en el individuo que impida retomar el tratamiento con normalidad ni el entrenamiento físico que tan importante es para apoyarse en cualquier plan alimenticio.

La dieta

Día 1 (1.000-1,100 cal) Día 2 (500 cal) Día 3 (500 cal) Día 4 (500 cal) Día 5 (500 cal)
Media mañana Manzanilla + barra de frutos secos Manzanilla + barra de frutos secos Manzanilla + barra de frutos secos Manzanilla + barra de frutos secos Manzanilla + barra de frutos secos
Almuerzo Sopa de zanahora + kale deshidratada Sopa de zanahoria + bebida Sopa de zanahora + bebida Sopa de zanahorias + bebida Sopa de zanahorias + bebida
Merienda Té + barrita energética
Cena Sopa de remolacha + col rizada deshidratada Sopa de espinacas + col rizada deshidratada Sopa de espinacas + col rizada deshidratada Sopa de remolacha + col rizada deshidratda Sopa de espinacas +col rizada

deshidratada

FUENTE: BBC

Compártelo:Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Tweet about this on Twitter

Acerca de Clínica de Nutrición Biodieta

Somos una Clínica de Nutrición y Dietetica llevada de la mano de profesionales sanitarios con amplios conocimientos en la materia. Pretendemos conseguir un estado nutricional optimo que suponga el aporte de energía y nutrientes a cada individuo, en función de sus necesidades. Nuestro metodo se basa en tres pilares fundamentales: Alimentación Equilibrada-Motivación- Ejercicio. El ejercicio físico lo realizamos de forma personalizada dentro de nuestras instalaciones deportivas. Ponte en contacto con nosotros y un Nutricionista examinara tu caso y te dirá que tratamiento personalizado te conviene realizar.